martes, 25 de octubre de 2016

COMPARTIMOS UNA EXPERIENCIA EN ITALIA DE PASTORAL CON DIVORCIADOS

¿Estás separado o divorciado y quieres comenzar un camino de acercamiento con Dios porque lo sientes lejano de tu vida?

Te sugerimos un recorrido espiritual vivido por “La Casa”, una comunidad de Bergamo (Italia), que sigue a personas separadas y divorciadas, procedentes a menudo de experiencias traumáticas. Porte Aperte (Editorial Ancora) cuenta este recorrido espiritual a cargo de don Eugenio Zanetti, fundador de “La Casa”. Una experiencia que podría servir a todas las diócesis del mundo.

“Hemos intentado hacernos compañeros de viaje de estos amigos; a veces estándoles detrás, para apoyarlos; a veces estando a su lado, para compartir sus pasos; a veces poniéndonos delante, para darles esperanza – explica don Eugenio – así la Iglesia de Bergamo desde 1997 ha comenzado un camino de acompañamiento dando vida al grupo “La Casa””.

En esta comunidad, personas que viven un momento particular de su existencia intentan acercarse nuevamente a Dios. Con el objetivo de encontrar la fe perdida o puesta en discusión tras el alejamiento con su pareja y la esperanza de encontrar un equilibrio consigo mismas.

Hemos articulado ocho “etapas”, ocho sugerencias de esta experiencia que normalmente se desarrollan en el arco de un trienio.

sábado, 24 de septiembre de 2016

GRUPO "SED". EL SÁBADO 24 DE SEPTIEMBRE COMENZAMOS

El sábado 24 de septiembre se reinician las reuniones del Grupo Sed el presente curso 1016/2017. Este año con la novedad de combinar las reuniones en la sede del Seminario con otras en diferentes arciprestazgos de nuestra Diócesis, especialmente durante este curso en la zona norte de la Isla de Tenerife.
Un momento importante será la convivencia organizada para el mes de abril, el fin de semana 22 y 23 de abril, en el que se desarrollará un encuentro en la Casa de la Iglesia, trasera del Seminario, con el deseo de generar un encuentro tanto con Dios como con la Iglesia desde la situación concreta en la que estamos viviendo. En el nombre del Señor, y con la intercesión de su Madre, la Virgen María, comenzamos nuestro camino.


 

Divorciados vueltos a casar: 5 pautas para vivir la fe

Siguiendo las enseñanzas el Papa Francisco sobre los divorciados cuando nos dice que «el camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie para siempre». Por eso hemos querido dar algunas herramientas para ayudar a todos aquellos que quieren acercarse a la Iglesia y volver a tener una relación con Dios buscando vivir de acuerdo a lo que Él nos pide en cada situación concreta de la vida, según nuestro estado y condición.
Atendiendo a sus inquietudes, hemos preparado estos consejos para quienes han vivido el divorcio, han vuelto a conformar una familia y están en el camino de regreso a casa. También son muy útiles para todos aquellos que hacemos apostolado a amigos o conocidos que viven en esta situación para que podamos ayudarlos a recibir de nuevo el abrazo de Dios, nuestro Padre.

1. Dios es un Padre Misericordioso que siempre sale al encuentro

1pauta
El hijo pródigo dio un paso más hacia delante y de pronto comenzó a escuchar gritos, alaridos, exclamaciones de alegría, de júbilo, de sorpresa. La voz que escucha le era familiar, la había escuchado desde pequeño. De repente se sintió en el suelo, alguien lo había tirado de un abrazo. Los besos que recibió en ese camino le generaron algo que hacía tiempo no sentía: ser amado. Después de recomponerse un poco se dio cuenta que era su papá quien le había salido al encuentro. Entonces puso en práctica todo lo “correcto” que debía decirle. Había ensayado sus mejores excusas para disculparse. Tenía la mejor confesión para no ser excomulgado de la vida de su familia. Pero nada de eso era necesario. Porque la misericordia no pide explicaciones, sino que te tapa la boca con sus besos de gracia y amor.
Por eso el primer paso para ese acercamiento es creer que la misericordia y la acogida de Dios es real.

2.Todos cometemos errores

2pauta
Las personas que se han divorciado han recorrido un camino similar al del hijo pródigo. Como todos los seres humanos. Un camino que nos aleja de nuestro Padre y todo lo que Él representa: misericordia, gracia y amor. Quizá en medio de nuestros errores o en medio de las consecuencias de errores de otros, nos hemos alejado y estamos en medio del camino de la vida deseando ser abrazados y besados con amor misericordioso. Es una de las necesidades básicas que tenemos como personas, ser amados, valorados y perdonados. Acércate sin temor a Dios y permite que Él te muestre los caminos para acercarte a Él de nuevo.

JORNADAS DE ORIENTACIÓN EN LA UNIVERSIDAD FRANCISCO DE VITORIA. ELCOF2000 PRESENTE

 COF, según el Directorio de la Pastoral familiar de la Iglesia en España, ofrece "un servicio especializado de atención integral a los problemas familiares en todas sus dimensiones".

La atención integral no puede dejar fuera la dimensión espiritual, pues no se trata sólo de atender los problemas de las familias sino, también, de conducir a la persona y a la familia al encuentro con Cristo.

La tarea de los colaboradores del COF va muchomás allá de la aplicación de un protocolo terapéutico, es mucho más grande y hermosa. En el COF se cura a las familias enfermas, se orienta a los desorientados, se sanan las relaciones rotas y se consuela a los corazones heridos manifestando, así, el amor misericordioso de Cristo. 

¿Cómo integrar intervención y espiritualidad, terapia y evangelización? Esa es la cuestión que a todos nos preocupa y sobre la que trabajaremos el próximo 24 de septiembre.

La jornada combinará ponencias con coloquios y trabajo en grupos, siguiendo una metodología eminentemente participativa y co-creativa, que favorecerá la puesta en común de experiencias y la propuesta de iniciativas y nuevas ideas. No queremos quedarnos en el discurso teórico, sino bajar a la experiencia, llegar a lo concreto y facilitar así mejor la misión de los COFS.






viernes, 22 de julio de 2016

OBJETIVO: LA ATENCIÓN INTEGRAL A LOS PROBLEMAS DE LA FAMILIA

Un COF, según el Directorio de la Pastoral familiar de la Iglesia en España, ofrece "un servicio especializado de atención integral a los problemas familiares en todas sus dimensiones".
 
¿Cómo integrar intervención y espiritualidad, terapia y evangelización? Esa es la cuestión que a todos nos preocupa y sobre la que trabajaremos el próximo 24 de septiembre.
 
La tarea de los colaboradores del COF va mucho más allá de la aplicación de un protocolo terapéutico, es mucho más grande y hermosa. En el COF se cura a las familias enfermas, se orienta a los desorientados, se sanan las relaciones rotas y se consuela a los corazones heridos manifestando, así, el amor misericordioso de Cristo.

La atención integral no puede dejar fuera la dimensión espiritual, pues no se trata sólo de atender los problemas de las familias sino, también, de conducir a la persona y a la familia al encuentro con Cristo.

La jornada combinará ponencias con coloquios y trabajo en grupos, siguiendo una metodología eminentemente participativa y co-creativa, que favorecerá la puesta en común de experiencias y la propuesta de iniciativas y nuevas ideas. No queremos quedarnos en el discurso teórico, sino bajar a la experiencia, llegar a lo concreto y facilitar así mejor la misión de los COFS.
 
http://www.ufv.es/caif/ii-jornadas-formacion-cof 

viernes, 10 de junio de 2016

APEGO PATOLÓGICO Y DEPENDENCIA EMOCIONA



Cuando un miembro de la pareja siente necesidad exagerada de recibir amor del otro, o su vida gira por completo en torno a esa persona, se podría afirmar que existe dependencia emocional. 
La dependencia surge del miedo a no valer suficiente, no poder vivir solo, estar incompleto, morir si el otro se va… Este apego patológico crea relaciones desequilibradas, conflictivas o superficiales.
La relaciones de parejas, a veces, se basan en algo que no es amor y que acaba por minar la relación afectiva: la dependencia emocional.
Cuando un miembro de la pareja siente necesidad exagerada de recibir amor del otro, o su vida gira por completo en torno a esa persona, se podría afirmar que la relación es más bien de dependencia.
¿Dónde está el límite entre amar y depender? ¿Cuáles son las señales de que la relación no es lo todo equilibrada que cabría esperar?
¿Amor o necesidad? ¿Cuál es la diferencia entre amar y depender? Para Anna Ferre Giménez, psicóloga y terapeuta, en una relación basada en el amor, “dos personas están juntas por el placer de compartir con el otro aquello que cada uno es y que le hace sentir bien consigo mismo, no para que el otro le proporcione lo que uno siente que le falta en su vida”.
Sin embargo, la dependencia surge del miedo a no valer suficiente, no poder vivir solo, estar incompleto, morir si el otro se va… Este apego patológico crea relaciones desequilibradas, conflictivas o superficiales en las que no es posible desarrollar el potencial personal creativo. “A veces, aunque menos conocido, una persona dependiente se muestra segura, pero, en realidad, bajo esa falsa apariencia de seguridad, es incapaz de sentir amor e intimidad, de relacionarse desde un plano de igualdad con el otro”, comenta la psicóloga.
Hay grados de dependencia y es fundamental que uno detecte cómo le afecta un tipo de relación así en su vida y de qué manera impide un desarrollo personal sano.

¿Existe un perfil de dependiente emocional?
Hay quienes tienen más predisposición a sufrir relaciones de pareja de dependencia. “Sin duda, las personas emocionalmente más frágiles”, puntualiza la experta. Entre estas se encuentran las que han vivido una infancia difícil, con ausencia física o emocional de los progenitores, o que han tenido una relación de pareja dañina; en definitiva, con carencias emocionales.
Cuando durante la infancia uno no se ha sentido seguro con el entorno encargado de protegerlo, se hace difícil madurar y ser sujetos independientes de una manera saludable. Entonces se desarrollan estrategias para obtener amor (o para huir del dolor) que se mantienen a lo largo del crecimiento y en la edad adulta.
Un patrón basado en el miedo desde la infancia se repite de forma inconsciente y de manera automática en la vida adulta: “establezco relaciones de pareja en las que me comporto de forma sumisa, algo que traslado a otros ámbitos como el trabajo… Es decir, obedezco a cambio de no tener conflicto”, explica la psicóloga, a modo de ejemplo.
Estas situaciones, a veces, son adaptativas y beneficiosas, pero otras, es el primer paso para no poner límites y permitir abusos.
No obstante, la experta aclara que ante una misma situación de desamparo o de heridas emocionales, diferentes personas desarrollan estrategias distintas, según el tipo de carácter. Por eso en una relación de dependencia emocional, los dos miembros de la pareja son “codependientes”: ninguno de los dos puede dar o recibir amor.
“Se tiende a definir como dependiente al miembro de la pareja que muestra más fragilidad, sin embargo, el sujeto tenido como ‘fuerte’ también necesita del miembro débil para mantener esta relación basada en el poder o el miedo, en lugar de en el amor como sería deseable”, asegura la especialista.

Recurrir a un orientador o terapeuta
El primer paso y, por seguro, el más difícil, es reconocer que uno tiene una relación de dependencia emocional. A veces, la persona necesitará recurrir a un profesional psicólogo o terapeuta para que le ayude a tomar conciencia de la situación, del sufrimiento evitable, y le ayude a ver las heridas y curarlas.

Síntomas de alarma
 Algunas frases o creencias pueden indicar que se está ante una relación de apego patológico:
 “Necesito a un hombre / a una mujer en mi vida para sentirme bien”, “sin ti no soy nada”: la pareja es lo más importante en la vida de la persona, más que uno mismo. Indica una baja autoestima.
“¿Dónde estás, con quién estás, qué haces, qué piensas?”: deseo de afecto constante y de contacto ininterrumpido, por ejemplo, estar juntos o en contacto a través de móvil todo el tiempo posible, de manera adictiva.
“Con lo bien que estamos juntos, no necesitamos a nadie más”: tendencia a que la relación sea exclusiva. Los amigos desaparecen y se crea una especie de burbuja de dos.
“Lo que tú digas, cariño”, “lo que yo te diga, cariño”: la pareja se relaciona a través de poder-miedo, uno somete y el otro es sumiso. Esto puede incluso ser aceptado tácitamente, sin que sea cuestionado.
“Por favor, no te vayas, cambiaré, si me dejas me muero”: miedo a la soledad y, por tanto, el abandono o el rechazo de la pareja se vive como una catástrofe, como dejar de existir. A menudo este tipo de relaciones se rompen y se recomponen de manera continua.
“Tengo mucha mala suerte, siempre me encuentro con el mismo tipo de hombres/mujeres”: muchas relaciones con parejas de un mismo perfil. Tras la ruptura hay resentimiento o desprecio hacia el otro miembro de la pareja.

martes, 24 de mayo de 2016

YA NOS PODEMOS MATRICULAR EN LA ESCUELA DE VERANO DEL ISTIC


PINCHA Y MATRÍCULATE
Les informo sobre los cursos "on line", y les ofrezco el contenido de dichos cursos:

ESCUELA DE VERANO
CURSOS ON LINE
ISTIC-Tenerife 

Características:
Cada curso tiene un valor académico de 1 crédito, correspondientes 25 horas de trabajo de los alumnos. Se requieren 10 horas de presencia virtual, el resto en lecturas, reflexiones y trabajo en la plataforma virtual.

Los cursos pretenden ofrecer, de modo divulgativo, un conocimiento de la doctrina del Magisterio de la Iglesia en relación a algunos temas que han tenido presencia reciente en los medios de comunicación. De esta forma, manteniendo su cualidad de cursos de extensión académica en relación a la estructura institucional de la formación propia de los grados, pretende ofrecer criterios teológicos fundados en el magisterio de la Iglesia y en la reflexión teológica.

Temas de los cursos:

CURSO 4: EL MATRIMONIO COMO SACRAMENTO: Los medios de santificación en una pastoral de acompañamiento, discernimiento e integración en situaciones regulares e irregulares.
a. El matrimonio natural
b. El Sacramento del Matrimonio
c. Las situaciones difíciles y especialmente difíciles
d. Las situaciones irregulares y su atención pastoral

CURSO 5: EL SACRAMENTO DEL ORDEN: Los grados sacerdotales, el ministerio del diácono y la posibilidad o imposibilidad de acceso a la ordenación.
a. El orden sacerdotal
b. El ministerio del orden
c. El ministerio del diácono
d. Los ministerios laicales