martes, 1 de diciembre de 2015

¿ESTÁS PENSANDO EN ABORTAR? ¿TE AYUDAMOS?

¿Estás pensando en abortar? 
¿Quieres una información clara al respecto? 


Llámanos

637208318

Nuestra intención es yudar y compensar a las familias víctimas del aborto provocado, facilitándoles asistencia médica o psicológica y haciendo oír su voz en los procesos administrativos y en las vistas judiciales pertinentes. 

El aborto tiene graves consecuencias psíquicas y físicas, científicamente demostradas de las cuales no se informa antes de la intervención. Es necesario un mayor conocimiento de las consecuencias del aborto en las mujeres y familias en las que acontece. Debemos solicitar que en el consentimiento informado del aborto provocado se incluya la explicación a la madre de toda esta información científica, tal y como se pide en el RD 2409/1986 y la ley 41/2002. 

Existen otras alternativas antes del aborto: el aborto se ofrece como única opción en centros de planificación familiar, a pesar de que en el artículo 9 del RD 2409/1986 explícitamente se exige informar y ofrecer medidas de asistencia y ayuda para seguir con el embarazo. 

Queremos dar voz y medios a mujeres y hombres que hayan abortado para que puedan denunciar en medios de comunicación y publicaciones la falta de apoyo que tuvieron en su embarazo en dificultad o no deseado, la presión laboral, social o familiar que sufrieron.


¿Cuáles son las consecuencias, efectos secundarios y secuelas del aborto provocado o interrupción del embarazo en la mujer?

1. El índice de muerte materna vinculado al aborto es 2,95 veces más elevado que el de embarazos que llegan al parto en la población de mujeres de Finlandia entre los 15 y los 49 años de edad. Investigación realizada en el Centro Nacional de Investigación y Desarrollo para el Bienestar y la Salud de Finlandia, que concluyó que el embarazo contribuye a la salud de las mujeres (Am J Ob Gyn. 2004, 190:422-427).

2. Las mujeres que se habían practicado abortos tuvieron un índice de mortalidad casi doble a las controles en los
siguientes 2 años, persistiendo el índice de muerte incrementado elevado durante por lo menos 8 años. (Reardon DC, Ney PG, Scheuren F, Cougle J, Coleman PK, Strahan TW. Deaths associated with pregnancy outcome: a record inkage study of low income women. South Med J. 2002, 95:834-41).

3. Mortalidad de 1,1/100.000 mujeres que abortaron a las 12 semanas de gestación, investigación realizada por Gynecologieobstetrique et biologie de la reproduction, Universite Paris (Rev Prat. 1995, 45:2361-9).

4. Aparición de muertes sépticas en las usuarias de la RU-486 debido a que su mecanismo de acción favorece las infecciones por gérmenes especialmente peligrosos. Recientemente publicado por el Dr. R. Miech de la Brown Medical School de Rode Island, EEUU, en julio (Ann Pharmacother. 2005) y por el equipo del Centers for
Disease Control and Prevention, Atlanta, EEUU (N Engl J Med. 2005 Dec 1;353(22):2352-60).

5. Perforación asociada al aborto provocado hasta un 1,2% de los casos. Realizado por el mismo grupo francés del punto 3 (Rev Prat. 1995, 45:2361-9).

6. Trombosis de la vena ovárica con presentación atípica, de Washington University/Barnes-Jewish Hospital, St. Louis, Missouri, EEUU (Obstet Gynecol. 2000 Nov;96:828-30).

7. El aborto provocado o espontáneo no produce cáncer de mama según los mejores estudios hasta la fecha, pero está claro que la decisión de retrasar el embarazo tiene consecuentemente una pérdida de la protección que aporta éste, con un riesgo neto mayor aumentado, investigación de la University of North Carolina, EEUU (Lancet 2004, 363: 1007; Obstet Gynecol Surv. 2003 Jan;58(1):67-79. Review).

8. El aborto provocado por aspiración produce un riesgo aumentado de pérdida del hijo en el siguiente embarazo, resultados de Shangai Institute of Planned Parenthood Research, China (Int J Epidemiol. 2003, 32:449-54).

9. Tras un aborto provocado (curetaje), el riesgo de placenta previa en el siguiente embarazo y parto prematuro, con posible aborto espontáneo, se presentó en 3 mujeres de cada 4 con historia de aborto, OR 2,9, (95% IC 1,0-8,5), resultados del Fred Hutchinson Cancer Research Center, Division of Public Health Sciences, Seattle, WA, EEUU (Int J Gynaecol Obstet. 2003, 81:191- 8). Esto se había probado ya anteriormente en un estudio de la Universidad de Medicina de New Yersey OR 1,7 (95% IC 1,0-2,9) (Am J Obstet Gynecol. 1997, 177:1071-1078).

10. En este sentido, las mujeres con antecedente de aborto provocado tuvieron un riesgo mayor de presentar un recién nacido altamente prematuro que aquéllas sin este antecedente (3 de cada 5 mujeres con historia de aborto provocado presentaron parto gravemente prematuro; OR + 1.5, 95% CI 1.1-2.0) (Bjog. 2005, 112:430-437).

11. Un aborto previo, provocado o espontáneo, se ha demostrado que no protege frente a la preeclampsia y la hipertensión gestacional en el siguiente embarazo; sin embargo, un nacimiento a término previo sí que protege frente a estas graves situaciones clínicas en el siguiente embarazo a la mujer (OR 0.41, 95% CI 0.38-0.44). Estudio cohorte del Dr. Xiong y colegas de la Universidad de Montreal, Québec, Canadá, en colaboración con la Universidad de Tulane, New Orleáns, EEUU (Journal of Reproductive Medicine 2004, 11:899-907).

12. Sánchez Durán en un estudio revisión español publicado en la revista JANO en el 2000 (número 1349) resume las principales complicaciones de las que hay que informar a las mujeres en la interrupción voluntaria del embarazo de primer trimestre. Las complicaciones inmediatas son desgarros cervicales, perforación uterina, sangrado y persistencia de restos del embrión dentro del útero. Las complicaciones tardías son las adherencias o sinequias uterinas, las cicatrices e incompetencia cervical, que producen parto prematuro y riego de pérdida aumentada del siguiente hijo. 13. El aborto provocado aumenta los riesgos de alteraciones en el estado del ánimo (depresión y autolesión), enmarcadas en el síndrome post-aborto, un estudio de University of North Carolina, EEUU (Obstet Gynecol Surv. 2003, 58:67-79).

14. Las mujeres que han sufrido un aborto provocado padecen un síndrome de estrés generalizado con un 30% más de probabilidad que las que han llevado adelante su embarazo no deseado. Resultados de Jesse R. Cougle y colaboradores, publicado en Journal of Anxiety Disorders 2005, 19:137-142.

15. Las mujeres que habían abortado presentaban malestar psicológico hasta cinco años después de la interrupción, siendo los efectos de evitación, pesar, angustia y ansiedad mayores en el caso de abortos provocados que en los espontáneos. Es un estudio reciente de A.N. Broen y col., de la Universidad de Oslo, en Noruega (BMC Med. 2005 Dec 12;3(1):18).

16. El aborto provocado por malformación fetal tiene secuelas igual de graves que la pérdida de un hijo sano, y la interrupción voluntaria del embarazo en este supuesto causa aislamiento social y depresión. Son los resultados de un estudio noruego y otro alemán del Klinik und Poliklinik fur Psychiatrie und Psychotherapie (Ultrasound Obstet Gynecol. 1997, 9:80-85; Zentralbl Gynakol. 2001, 123:37-41).

17. Se han descrito graves alteraciones en las relaciones sexuales y en el deseo sexual de numerosas mujeres que
abortaron voluntariamente en estudios de la Universidad de Ginebra, en Polonia y en China (Gynecol Obstet Invest. 2002, 53:48-53; Pieleg Polozna. 1988, 5:7-9 contd; Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2005 Dec 6). En la reciente investigación de la Universidad de China de Hong Kong, se ha detectado que aproximadamente un tercio de las mujeres del estudio que han abortado provocadamente sufre a corto plazo una inhibición y un deterioro en su deseo y placer sexual. Además, un 17% de mujeres se veían mucho menos atractivas tras la interrupción del embarazo.

18. El equipo de Priscilla K. Coleman del Human Development and Family Studies, de la Bowling Green State University, EEUU, ha demostrado que las mujeres con historia de un aborto, espontáneo o provocado, tenían un 99% más de probabilidad de ejercer abuso físico sobre sus hijos que las que no habían tenido abortos; si eran varios abortos, el riesgo incrementado era del 189%. Cuando el aborto era provocado, las mujeres tenían un 144% de mayor riesgo de abuso físico sobre sus hijos (Acta Paediatrica 2005, 94).
 
(Cfr. http://www.bioeticaweb.com/consecuencias-efectos-secundarios-y-secuelas-del-aborto-provocado-o-interrupciasn-del-embarazo-en-la-mujer)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada